“De los 114 millones de habitantes que posee México, unos 79 millones son vulnerables a riesgos catastróficos de la naturaleza, lo que supone casi un 70% de la población”, reveló ayer la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). En el seno de la 24° Convención Aseguradores de México, el director general de la AMIS, Recaredo Arias, señaló que México es de los países más expuestos a las catástrofes naturales, pero en contrapartida, se tiene que trabajar mucho en la cultura de la prevención y el aseguramiento, pues la penetración todavía es baja. 26 millones de personas en México están expuestas a todo tipo de riegos, como son terremotos, inundaciones y huracanes, entre otros.
En rueda de prensa recogida por los medios del país, el ejecutivo agregó que 32 millones de personas están expuestas sólo a riesgos hidrometeorológicos y 21 millones más a fenómenos geológicos, como terremotos y erupciones volcánicas. Ante ello, dijo, las propuestas concretas de la AMIS sobre estos riesgos catastróficos son: La armonización y homologación de los códigos de construcción, y trabajar en la elaboración de un Atlas de riesgos, pues se necesita hacer un estudio integral. Asimismo, seguir coadyuvando con las autoridades en la parte de educación, protección civil y educación financiera, para que las personas tomen conciencia de los riesgos a los que están expuestos.

Por otro lado, entre las propuestas que incluye la AMIS en materia de seguros destacan buscar una forma distinta de cómo usar los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), sobre todo entre la población más vulnerable. Una de las soluciones destacó Arias sería un microseguro a nivel nacional para el grupo de la población vulnerable y la de bajos ingresos, el cual tendría un componente muy importante de subsidio a la prima utilizando los recursos del Fonden, lo que contribuiría a tener un mecanismo resarcitorio completo.

Arias también planteó la necesidad de profundizar más en el aseguramiento de infraestructura pública, y diseñar mecanismos de seguro más homogéneos para hacer frente a los riesgos que les corresponde cubrir a los estados y municipios.

Un seguro de protección a las víctimas de accidentes viales

El nuevo presidente de la AMIS, Mario Vela Berrondo, propuso que se amplíe a nivel nacional un seguro de protección a las víctimas de accidentes viales, como una política pública que proteja a quienes resulten afectados, como peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.

“El gobierno se beneficiaria de tener un seguro que serviría como un mecanismo indemnizatorio para las víctimas en accidentes de tránsito y sus familiares, y ahorraría una cantidad importante de recursos”. Destacó que habría un ahorro de juicios y recursos valiosos, al disminuir la posibilidad de acudir a un juzgado a demandar a los dueños responsables del accidente, con el apoyo de una guía de deslinde de responsabilidades que ha generado la AMIS.
“Creemos que debemos crear una política nacional de seguros de responsabilidad civil que garantice la seguridad y protección a las víctimas de accidentes viables, liberar parte importante de la carga económica que tienen hoy los gobiernos, el sector asegurador asumiría los costos de accidentados en hospitales y clínicas públicas”, anotó.