Solvencia II ha dado lugar a un cambio de paradigma en las culturas de riesgo de las empresas. Aseguradoras bien capitalizadas permitirán al sector resistir a choques imprevistos. Mediante el fomento de una buena gestión de gobierno y del riesgo, Solvencia II mejorará la protección de los consumidores de productos de seguros. Informes armonizados y su divulgación proporcionarán supervisores con información clave y su posible acción oportuna. El nuevo régimen, sin embargo, no será una carga para las empresas más pequeñas, gracias a sus principios de proporcionalidad.