Un mes de mayo muy húmedo para los estados de Texas y Oklahoma ha derivado en importantes inundaciones en numerosas ciudades y pueblos que han afectado a una gran parte de estos estados. Junto a esto se suma la lluvia y el mal tiempo generalizado en los Estados Unidos que ha causado daños por miles de millones de dólares, así como la ola de calor registrada en la India que ha matado a 2.500 personas y las réplicas y devastación sufrida por el terremoto de Nepal.
Bajo este prisma, el último Impact Forecasting sobre las catástrofes a nivel global  elaborado por AON BENFIELD pone de manifiesto que las reclamaciones aseguradas relacionadas catástrofe en Estado Unidos fácilmente podrán superar “los 1.00 millones de dólares”.

“Las pérdidas totales aseguradas superan fácilmente los 1.000 millones (896 millones de euros) y, aunque la penetración del seguro de inundación es baja en partes de Oklahoma y Texas, las pérdidas podrían haber sido más sólidas”, puntualiza el informe.