La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado el desmantelamiento del sistema sanitario impulsado por el expresidente Barack Obama y su reemplazo por uno que tiene impreso “el sello republicano”.