Ayer se celebró la primera jornada de la trigésimo tercera edición del Encuentro Intereuropeo de Reaseguro (‘ENTRE 2015’), evento organizado por INESE con el patrocinio de GEN RE, MAIDEN, MAPFRE RE, MUNICH RE, NACIONAL DE REASEGUROS, SCOR y SWISS RE; y la colaboración de AON, GUY CARPENTER, JLT MARCH RE, LIBERTY SPECIALITY MARKETS, RGA RE INTERNATIONAL IBÉRICA, SIA Services, Standard & Poor’s y Axco.

Tras la presentación de Susana Pérez, directora de INESE, tomó la palabra José Ramón Jócano, subdirector general de NACIONAL DE REASEGUROS, quien condujo el encuentro. Alfredo Arahuetes, decano de la Facultad de Económicas y Empresariales de ICADE, compartió su visión acerca de la actual situación económica y las perspectivas de futuro. “El mundo ha empezado a funcionar de otra manera en los últimos 15 años y va a costar establecer la normalidad”, afirmó.

Explicó que la economía se debe enfrentar a un escenario nuevo, en el que confluyen factores como un elevado y creciente endeudamiento de los países desarrollados, tasas de crecimiento poco significativas, bajos índices de inflación, reducidos tipos de interés, un nuevo ciclo de las ‘commodities’, inestabilidad de los tipos de cambio y de las bolsas de valores, debilitamiento de la posición de Estados Unidos como “clave de bóveda” de la economía mundial y un cambio de modelo en la economía china. Ante este panorama, alertó del riesgo de la denominada ‘secular stagnation’ o estancamiento secular. En este sentido, hizo especial hincapié en la necesidad de “evitar como sea la deflación”.

En cuanto a nuestro país, indicó que a finales de 2016 podríamos alcanzar en nivel de PIB que teníamos en 2008, y advirtió que “la salida de la crisis no se nota aún en la microeconomía y en el empleo porque es una salida lenta”. Asimismo, remarcó el “enorme esfuerzo” que estamos realizando en el ámbito de la competitividad e insistió en que España “tiene  que apostar por ser un país innovador y atraer inversiones extranjeras directas”.

“Comunicamos mal lo que hacemos”

Andrés Romero, director general de SANTALUCÍA, abordó la actualidad y perspectivas del sector. Puntualizó que el Seguro “se ve como un sector solvente y robusto”, aunque admitió que “comunicamos mal lo que hacemos”. Destacó el buen comportamiento del Seguro durante los años de crisis y afirmó que “está bien posicionado” tanto por la creación de empleo y la estabilidad laboral que ofrece como por su visión a largo plazo, su gestión prudente y la confianza y credibilidad de la que goza.

Además, afirmó que el sector debe afrontar tres retos: el sostenimiento del modelo de Estado de Bienestar, la transformación digital y el marco regulatorio en desarrollo, con Solvencia II y el Baremo en el horizonte, entre otras normas. Estos desafíos se deben afrontar con cercanía al cliente, innovación, un giro hacia la gestión del riesgo y la contribución a la sociedad. Asimismo, reconoció el papel innovador del  Reaseguro, que propone buena parte de las nuevas coberturas.

Giovanni Fanizza, director de Suscripción de Responsabilidad Civil y Líneas Financieras de GEN RE para los contratos de Europa y América Latina, identificó algunas presiones que rodean al suscriptor, como la falta de crecimiento del mercado asegurador, la competencia, la obligación de entrar en “terrenos desconocidos” –ciberriesgos, nuevos mercados, etc.-, la reducción de márgenes técnicos, la llegada del nuevo Baremo y Solvencia II o unos tipos de interés “en mínimos históricos”. Ante esta situación, indicó que hay que mantener la disciplina en la suscripción, incidir en el análisis técnico de las exposiciones asumidas, ser proactivos, innovar, invertir en talento y tener en cuenta que la experiencia del pasado no predice el futuro.

Condiciones negativas para el reaseguro europeo

Finalmente, Marco Sindaco, director de Financial Services Ratings de Standard & Poor’s, afirmó que la agencia de calificación considera que las condiciones de crédito para las entidades de reaseguro en Europa son negativas, debido al exceso de oferta y la reducida demanda, además de la probabilidad de un mayor impacto de las catástrofes, tras unos años de reducida siniestralidad. Especificó que el resultado técnico se está deteriorando en el reaseguro, con un paulatino empeoramiento del ratio combinado desde 2012.
En este sentido, anticipó que la agencia prevé que en 2016 se mantengan los bajos tipos de interés y que las tarifas sigan bajando en todas las líneas, no sólo en catástrofes. Ante esta situación, precisó que las entidades de reaseguro se han adaptado sofisticando su gestión de riesgos. No en vano, el 79% presenta una fuerte o muy fuerte selección de riesgos.