El mercado de incendio en América Latina  se caracteriza por la existencia de una alta competitividad y una elevada capacidad financiera, disponible para absorber incluso riesgos que hasta hace unos cuantos años debían atomizarse entre varios aseguradores o reaseguradores globales.