El consumo interno, la inversión y las exportaciones son los principales factores en los que CRÉDITO Y CAUCIÓN se ha basado para pronosticar un notable y sólido incremento del crecimiento, del 2,8% en 2014 y del 3,1% en 2015, en Estados Unidos. Si bien, la evolución del mercado de trabajo y las disputas sobre las finanzas públicas siguen siendo el principal escollo potencial para los resultados económicos a largo plazo.
El incremento de los precios de la vivienda, que ha marcado en 2012 el inicio de la recuperación del mercado inmobiliario -cuyo desplome fue uno de los desencadenantes de la crisis financiera de 2008-, ha estimulado la riqueza de los consumidores, que también han visto reducido su nivel de endeudamiento, un mercado bursátil pujante y una inflación relativamente baja. “Esta base sólida permitirá una mejora del consumo interno, que crecerá en torno al 2,6% en 2014 y al 2,9% en 2015, lo que tendrá un impacto directo la evolución de las ventas minoristas”, confirma CRÉDITO Y CACUCIÓN.

Tras una caída del 11% en 2009, la producción industrial estadounidense se ha recuperado entre 2010 y 2013 y se prevé que este año y en 2015 registre crecimientos en torno al 3% y 4%, periodo en el que también está previsto que mejore la inversión empresarial, de manera que el crecimiento de las exportaciones estadounidenses se acelerará hasta el 5,5% en 2014 y alcanzará el 6,2% en 2015. Por su parte, el mercado de trabajo sigue siendo el eslabón débil a la hora de recuperar la confianza y el gasto de los consumidores, aún así la tasa de desempleo descenderá casi un punto en 2014, desde el 7,4% del pasado año, pero por las personas que abandonen el mercado de trabajo más que por el crecimiento de la ocupación.

CAEN LAS INSOLVENCIAS EMPRESARIALES A PESAR DE LA PREOCUPACIÓN POR EL DÉFICIT PÚBLICO

La reducción del déficit público sigue siendo motivo de preocupación. Como consecuencia de la crisis financiera de 2008, tanto la deuda pública como el déficit presupuestario aumentaron de forma acusada entre 2009 y 2011. A pesar de la reciente aprobación del presupuesto federal para 2014, el desencuentro en torno a las finanzas públicas continúa siendo un riesgo para las perspectivas económicas del país a medio y largo plazo.

Ante la capacidad de recuperación de la economía estadounidense -explica CRÉDITO Y CAUCIÓN-, la Reserva Federal de Estados Unidos ha modificado su política monetaria expansiva en 2014. La Reserva Federal, que venía comprando mensualmente activos por valor de 85.000 millones de dólares (61.879 millones de euros), ha reducido paulatinamente esa cantidad a lo largo del primer trimestre hasta los 55.000 millones mensuales (40.039 millones de euros). “Se trata de los primeros pasos para poner fin al programa de compra de activos. No obstante, el extraordinariamente bajo tipo de interés de referencia del 0,25% se mantendrá sin variación durante un tiempo“, considera la aseguradora en sus estimaciones.

En este entorno, el grupo asegurador prevé una disminución de las insolvencias empresariales en Estados Unidos del 5% en 2014, aún por encima de los niveles previos a la crisis, tras un aumento interanual de más del 40% entre 2007 y 2009. “El riesgo de impago de las empresas cotizadas de Estados Unidos ya ha recuperado los niveles anteriores a la crisis crediticia”, gracias principalmente a la recuperación continuada de la economía estadounidense, al alza de las cotizaciones bursátiles y a la simultánea reducción de la volatilidad de los mercados.

En cuanto al sector de la automoción, uno de los más competitivos de Estados Unidos en todos sus subsectores, el de la construcción y el de la alimentación, la compañía prevé una recuperación gradual de estos mercados.