En cuanto a los proveedores de pólizas, el estudio sugiere que el mercado se ha vuelto cada vez más dinámico, con un crecimiento en el número de aseguradoras que prácticamente se ha duplicado desde 2010, hasta superar las 60 en 2018. Sólo en Londres, la capacidad del mercado privado se estima actualmente en 3.250 millones de dólares (.3250 millones de euros) para riesgos de proyectos y comerciales.

Jolle Wever, director general de Axco, comenta: “A medida que el mercado se ha expandido tras la crisis financiera mundial, también lo ha hecho el entorno de riesgos. Las empresas se enfrentan ahora a innumerables amenazas tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes. Como resultado de estas tendencias, creemos que los seguros de riesgos políticos y comerciales, así como su reaseguro, madurarán aún más en el futuro”.

El informe identifica el aumento de la demanda de este tipo cobertura en los últimos 30 años, junto con el aumento del comercio internacional y la inestabilidad y acumulación de riesgos en los mercados emergentes y avanzados. Además del riesgo político relacionado con el crédito a la exportación, ahora se incluyen nuevos tipos de riesgos y clasificaciones bajo el mismo paraguas, como la frustración de contratos, el riesgo de crédito, el político y las garantías financieras.

“El reaseguro sigue siendo una opción atractiva debido a la naturaleza de los seguros políticos y de Crédito comercial, que imponen grandes barreras de entrada y reducen el capital disponible. Sin embargo, el papel del reaseguro sigue siendo limitado y la cobertura sigue siendo necesaria. Además, la colaboración entre los sectores público y privado podría cambiar la forma en que se distribuyen estos riesgos en los mercados internacionales”, añade Wever.