¿Cómo de resiliente es su empresa al cambio climático?

Informe MARSH MARSH & MCLENNAN COMPANIES

MARSH MARSH & MCLENNAN COMPANIES invita a las empresas a formularse la siguiente pregunta: ¿Es su compañía resiliente al impacto del cambio climático? Pero, ¿qué es la resiliencia climática y por qué es tan importante? Se vuelve a preguntar el bróker en su nuevo informe. En él quiere ayudar a la empresa a responder si realmente son resilientes al clima.

  • “Tradicionalmente las empresas han pensado en el cambio climático y la sostenibilidad medioambiental como los riesgos reputacionales mejor gestionados a través de programas de responsabilidad social corporativa. En los últimos años, sin embargo, muchas empresas se han quedado atrapadas, sin preparación, cuando han comenzado a sentir los efectos de un clima cambiante y de la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono”, revela el documento.

    Además, añade el informe, los riesgos físicos directos como los huracanes, las sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos, ocurren con mayor frecuencia y con mayor gravedad. Por este motivo, los tomadores de decisiones promulgan nuevas leyes y políticas en respuesta al cambio climático, que tendrán un impacto en las operaciones de muchas empresas. Asimismo, los inversores, clientes y socios de la cadena de suministro buscan, cada vez más, empresas que puedan prosperar en un entorno en constante evolución.

    Este documento elaborado por Global Risk Center define la resiliencia climática como la capacidad, no solo para sobrevivir, sino también para adaptarse y prosperar frente al cambio climático y sus impactos directos e indirectos. El documento describe el impacto de las cinco principales fuerzas que convierten la resiliencia climática en una de las prioridades de la agenda corporativa de los ejecutivos y tres formas prácticas en las que las empresas pueden comenzar a evaluar su resiliencia climática.


    Siete claves que se deben tener en cuenta para lograr la resiliencia

    1. La resiliencia climática es la capacidad de adaptación y éxito frente a los impactos directos e indirectos del cambio climático. Además de abordar y gestionar los riesgos, abarca la capacidad de capitalizar las oportunidades estratégicas que presenta el cambio a una economía con menores emisiones de carbono y recursos limitados.
    2. Con frecuencia las empresas se centran exclusivamente en la mitigación pasiva del riesgo climático a largo plazo y en el cumplimiento de las normas medioambientales o de sostenibilidad a corto plazo. Esto no significa que sea necesario ir a la ofensiva para aumentar la resiliencia climática con el fin de obtener una ventaja competitiva.
    3. Cinco grupos principales están presionando a las empresas para que evalúen, definan y pongan en práctica estrategias que mejoren la resiliencia climática. Así, Inversionistas, legisladores y reguladores, clientes, cadenas de suministro y competidores exigen cada vez más que las empresas tengan una respuesta a la pregunta: ¿Su empresa es resistente al clima?
    4. Los cinco grupos también están reformulando rápidamente el diálogo sobre el riesgo climático y cambiando la discusión dentro de las salas de juntas de las empresas de todos los sectores – desde cuestionar qué impactos podrían tener sus negocios en el medio ambiente, hasta cómo el cambio climático afectará a sus negocios.
    5. El cambio hacia la descarbonización y la gestión de las limitaciones de recursos está impulsando un proceso dinámico y cambios estructurales en toda la economía. Las empresas que identifican los riesgos climáticos físicos y transitorios e integran estos riesgos en la planificación estratégica y operativa pueden posicionarse para mejorar su resiliencia climática y obtener una ventaja competitiva.
    6. Una estrategia de resiliencia eficaz debe abordar la forma en que los cambios climáticos y de mercado pueden afectar al rendimiento empresarial y financiero. Para comprender mejor la resiliencia climática de su empresa, recomendamos los siguientes pasos: Evaluar la vulnerabilidad climática de las operaciones e instalaciones; integrar los riesgos climáticos en los programas de gestión de riesgos empresariales y llevar a cabo un análisis de escenarios para mejorar la toma de decisiones en torno a los riesgos y oportunidades.
    7. Las juntas directivas, los directores y los ejecutivos necesitan iniciar un diálogo sobre el cambio climático para asegurar que un enfoque ofensivo de los riesgos y las oportunidades se integre adecuadamente dentro de la estrategia de la empresa y de los procesos de cambio climático.