“Siempre he dicho que las isapres son especialistas en seguros de salud y que pueden reconvertirse”. Así se expresa el presidente de COLMENA, Gonzalo de la Carrera, sobre la postura que pueden tomar las isapres de aprobarse la reforma de ley del sistema de salud privado. Según argumenta al respecto, “los que no pueden reconvertirse son 1,5 millones de personas que ganan menos de $1,5 millones al mes y que van a quedar cautivos en Fonasa”.
Y es que en el país ya son varias las isapres que han ingresado al mercado de los seguros de salud y de vida como una manera de diversificar su cartera de productos y de anticiparse al resultado que pueda tener la propuesta de la ley que reformará el sistema privado de salud. De hecho, De la Carrera confirma que ya han recibido la autorización para comenzar a operar como compañía de seguros, siendo la previsión “funcionar hacia fines de año”. De la Carrera ratifica que aunque no se aprueben las propuestas de la comisión, igualmente se creará COLMENA SEGUROS y que “va a vender seguros complementarios, suplementarios y otro tipo de seguros asociados a Salud o a Vida”.

Sobre los siguientes pasos tras la autorización de funcionamiento recibida, el presidente de la firma señala que ahora iniciarán conversaciones con prestadores para alcanzar algún tipo de convenio y que su objetivo es “permitir a todos los cotizantes de isapre que vean vulnerados sus derechos poder recomprar el nivel de salud y protección financiera al cual estaban acostumbrados”.

LA PREGUNTA DEL 7%

“Esto toda vez que el Plan Único Universal o Plan de Seguridad Social solamente va a poder ser otorgado en redes de prestadores y en estándar de calidad de hospital público”, critica. A su parecer, el problema con la reforma propuesta “lo tienen los tres millones de cotizantes –dice-, personas que no querían que se les expropiara su 7%, no querían perder sus contratos de salud, y no quieren una provisión de prestaciones de estándar estatal”.

En este sentido, señala que con la reforma “empujan hacia afuera del sector de salud, y lo van a estatizar. Si se extrae un porcentaje de la cotización de salud de cada individuo, eso ya es una expropiación. La pregunta es si el 7% que se extrae del sueldo de los cotizantes, es de propiedad de ellos o del Estado”.