La última evaluación de riesgo país llevada a cabo por COFACE advierte de “fuertes perturbaciones” en los países emergentes. Con este telón de fondo, y en el caso concreto de Latinoamérica (con una previsión de recesión de la economía del 0,2% en 2015, la aseguradora gala ha procedido a bajar en un grado las evaluaciones de cuatro países de la región: Brasil, Ecuador, Chile y Trinidad y Tobago.

Brasil, bajo vigilancia negativa desde marzo, ha sido degradado a un ratio ‘B.’ “Su economía se encuentra en recesión (pronóstico de una contracción del 2,5% para 2015), en un contexto de creciente inestabilidad política. Tanto el gasto de los hogares, el principal motor del crecimiento, como la inversión, cayeron, especialmente teniendo en cuenta las repercusiones del caso Petrobras”, detalla el informe del grupo asegurado.

– La calificación de riesgo país de Ecuador también estaba bajo vigilancia negativa desde marzo y ahora baja a ‘C’. COFACE destaca que el país es el segundo más afectado por la caída del precio del petróleo (40% de los ingresos presupuestarios, más del 50% de las exportaciones), que está teniendo su impacto en el gasto público y la inversión. Además, las perspectivas para las empresas locales privadas empeoran, debido a las disputas arancelarias con Colombia y Perú, y la economía es altamente dependiente del capital chino, “cuyos préstamos se comprometieron gracias a la adjudicación de concesiones mineras, ingresos petrolíferos y  a la futura producción de electricidad”.

– En cuanto a Chile, cuya evaluación ha sido degradada a ‘A3’, sufre por la caída de los precios del cobre y la desaceleración de China (el principal destino del cobre chileno). Asimismo, la aseguradora indica que Los escándalos de corrupción “están desestabilizando el entorno empresarial”.

– También Trinidad y Tobago, ahora con una evaluación de ‘A4’, se está viendo afectada por los efectos negativos de las continuas bajadas de los precios del petróleo.

La debilidad de los precios de las materias primas lastra los mercados emergentes

En su informe, COFACE reconoce que, aunque el crecimiento mundial sigue recuperándose, lo cierto es que, por cuarto año consecutivo, su tasa no superará el umbral del 3%. En esto ello influye que los países emergentes (con una previsión de crecimiento de un 3% en 2015 y de un 4,2% en 2016) se encuentran en un contexto de debilidad de los precios de las materias primas unido a la caída de su tipo de cambio frente al dólar.

En varios de los países emergentes más grandes, el crecimiento se ha ralentizado (China, Turquía, Sudáfrica) o ha entrado en recesión (Rusia y ahora Brasil). El reciente colapso del mercado de valores en China y sus consecuencias en los precios de las materias primas han intensificados estas debilidades. Según pone de manifestó la última evaluación de COFACE, el riesgo país de los países emergentes se mantendrá como un punto importante de vigilancia este año.

En contraposición a estos mercados, los resultados en las economías avanzadas son mucho mejores: “El crecimiento en Estados Unidos –detalla la aseguradora- aumentó significativamente en el 2º trimestre (previsión de un 2,5% para 2015), gracias al consumo y a la inversión, y en la Eurozona (1,5%) continúa la recuperación gradual de la actividad”.