Según datos oficiales del Departamento de Delitos Informáticos de la Policía Nacional, tan solo en Colombia, ocurren más de 7.000 ciberataques anuales mientras que diversos estudios afirman que el 43% de las empresas en el país no tienen planes de respuesta frente a este tipo de incidentes.Ante esta tendencia y necesidad del mercado, Manuel Obregón, presidente de CHUBB SEGUROS COLOMBIA, anunció el lanzamiento de una solución integral  para la gestión de riesgos cibernéticos: Chubb Cyber.

Se trata de un seguro que protege organizaciones de cualquier tamaño frente a eventos como: falta de disponibilidad de sus sistemas, violación de datos personales o información confidencial, corrupción de datos, ransomware (secuestro de datos) y publicación de información confidencial. Cubriendo también la responsabilidad frente a terceros y pérdidas directas por actos maliciosos o por error humano.

Según Sandra Cabrera, especialista regional en Responsabilidad Cibernética de la aseguradora, “reconocer que la información es uno de los activos más importantes de una compañía,  implica también asumir que existe un riesgo intrínseco en el uso de las herramientas tecnológicas. El concepto de riesgo cibernético hoy está ligado al riesgo operativo de las empresas, teniendo como consecuencia pérdidas patrimoniales ocasionadas no sólo por responsabilidad frente a terceros, sino por eventos de riesgos operativos propios”.

Con Chubb Cyber se busca responder rápidamente a la necesidad de restaurar páginas web o estructuras de comunicaciones y así garantizar que las compañías afectadas retomen sus actividades habituales a la mayor brevedad, minimizando pérdidas financieras y/o de mercado. Así, un asegurado podrá encontrar respaldo al tener que  asumir los costos de recuperación de los archivos digitales o pérdidas por interrupción del negocio a raíz de actos maliciosos de cómputo como  malware, hacking y uso o acceso no autorizado, al igual que los que puedan generarse por ataques que inhiben el acceso a las páginas web, detalla la compañía.

Contempla también protecciones sobre la responsabilidad del asegurado frente a sus propios clientes, ya que según explica Cabrera, “la póliza contempla gastos de defensa e indemnización, incluyendo costos asociados a procedimientos regulatorios y a la notificación de clientes o usuarios, frente a la responsabilidad que se genera ante terceros por el manejo y custodia de información personal y confidencial, por el cumplimiento de las normas de privacidad y por una falla en la seguridad de su red”.

Por último, dentro del enfoque de gestión del riesgo cibernético posibilita que el asegurado contrate un servicio de respuesta a incidentes, de manera inmediata, encontrar soporte para determinar el curso de acción frente a la emergencia informática.