Ante la entrada en vigencia de la Providencia N° 3.856, donde se aprueba con Carácter General y Uniforme las Condiciones Generales y Particulares, el Anexo de Maternidad y la Tarifa de la Póliza de Seguro de Salud Individual emanada de la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, (Sudeaseg) publicada en Gaceta Oficial 40.316 del 16 de diciembre de 2013, la Cámara de Aseguradores de Venezuela (CAV) ha realizado algunas reflexiones tanto para los asegurados como para el público en general.
Alesia Rodríguez Pardo, presidenta ejecutiva de la CAV, señaló que la aprobación de la Póliza de Seguro de Salud Individual con Carácter General y Uniforme, diseñada y aprobada por la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, implica que todas las empresas de seguros que ofrecen pólizas de salud, deben utilizar la misma póliza (condicionado y tarifa), donde se especifican los riesgos cubiertos, los gastos y servicios amparados, las exclusiones, las sumas aseguradas que pueden ser contratadas y las Primas a cobrar, todo esto establecido en la referida Providencia.

Tal y como publica la CAV en su página web con relación a la Póliza de Seguro de Salud Individual con Carácter General y Uniforme, el sector asegurador tiene las siguientes consideraciones que reproducimos íntegramente a continuación:

• El rango de las Sumas Aseguradas oscila entre un mínimo de Bs. 20.000 y un máximo de Bs. 150.000, solo con intervalos de Bs. 5.000, sin que exista la posibilidad de flexibilización de contratar Sumas Aseguradas diferentes a las indicadas en la Providencia, como si se podía hasta ahora y permitía ampliar alternativas a los asegurados.

• Para la Póliza Básica (Hasta Bs. 150.000) solo son aplicables las Primas establecidas en la Providencia, lo cual implica por ejemplo que las empresas de seguros no podrán ya otorgar descuentos en los seguros de Salud Individuales con base a criterios de experiencia y comportamiento de una póliza en particular.

• Sumas Aseguradas superiores a Bs. 150.mil, requieren ser adicionalmente aprobadas por la Superintendencia de la Actividad Aseguradora y lo que se amplía es el monto de la Suma Asegurada, porque se debe respetar y mantener las características, riesgos y servicios establecidos en la Providencia para la Póliza Básica. Cualquier contratación de exceso para la suma asegurada, u otra cobertura adicional, tendrá un costo aparte del establecido para la póliza básica.

• Las pólizas de salud activas actualmente permanecerán vigentes hasta su vencimiento, y a partir del día 16 de junio de 2014, a medida que se vayan dando las fechas de renovación de las Pólizas en curso, las empresas de seguros procederán a efectuar la conversión a la Póliza de Seguro de Salud Individual General y Uniforme, apegados a las características establecidas en la Providencia por la Sudeaseg. Igualmente, las nuevas contrataciones entrarán bajo el esquema establecido en dicha Providencia.

• La Uniformidad de la Póliza de Seguro de Salud Individual que implica esta Providencia, trae entre otras consecuencias, que a partir de ahora a los usuarios del sistema asegurador se le restringe el beneficio y la libertad de escogencia en el tipo de póliza de salud que quiera contratar, ya que no tendrán la posibilidad de evaluar y elegir, según su capacidad, preferencia y necesidad de cobertura de riesgos, con el abanico de opciones en productos de seguros de salud que brindaba hasta ahora el mercado asegurador antes de la entrada en vigencia de la mencionada Póliza.

La Salud debe verse de forma integral

El sector asegurador nacional y la CAV aseveran que la Salud debe verse de forma integral, tomando en cuenta la opinión y experiencia de todos los actores involucrados en la cadena de valor (empresas de seguros, proveedores de servicios clínicos y médicos, entre otros) incluyendo en forma conjunta, combinada y coordinada al sector público y privado, lo cual no ha sucedido. La presidenta ejecutiva expuso que “todas estas reflexiones que hace el sector asegurador resultan aún más pertinentes cuando las ponemos en contexto de la realidad económica del país, que refleja una elevada inflación nacional y de salud, difícil acceso a las divisas necesarias para los insumos de salud, así como para la fluidez de la atención clínica y médica, entre otros factores. Uno de estos es la limitada capacidad de atención clínica privada para atender la creciente demanda de los venezolanos ante la debilidad de las condiciones y efectividad en la atención pública de salud”. Por ello, Alesia Rodríguez Pardo afirmó que “la CAV mantiene su disposición a intercambiar reflexiones y siempre ha promovido el diálogo público-privado entre los diferentes actores, ha alertado y compartido con el sector público en los últimos años sus reflexiones sobre el tema de la salud en Venezuela, reforzando reiteradamente que el sector seguros es complementario más nunca sustitutivo en la provisión de salud en el país, ya que es solo un eslabón más en la cadena de valor. Por último, el comunicado añade que “la Cámara y el sector seguros resaltan que las regulaciones aisladas que solo atienden un aspecto particular, sin conjugar los diferentes elementos y actores, agravan la situación, ya que no se está abordando en forma integral el problema central como es la actual condición del sistema de Salud Público Nacional y todo lo relativo a la provisión de salud en Venezuela”.