En el entorno actual en el que las ciberamenazas se dirigen a infraestructuras críticas, se producen constantemente cambios regulatorios y existe escepticismo sobre la preparación de las empresas ante estos ataques, las compañías europeas se enfrentan al reto de estar bien preparadas frente a los ciberriesgos emergentes.