AXA alcanzó el pasado año una facturación récord de 100.193 millones de euros, cifra un 2% superior a la del ejercicio precedente y que supone la primera vez que el grupo supera el umbral de los 100.000 millones de negocio.

En concreto, los ingresos en el segmento de Vida y Ahorro sumaron 60.282 millones de euros, un 2,4% más que un año antes, mientras que No Vida facturó un 2,2% más, hasta 35.604 millones de euros.

“Vida y Ahorro hemos continuó creciendo en los negocios rentables de Protección y Salud y en los de menor consumo de capital en Ahorro, en línea con nuestra estrategia. En No Vida, el crecimiento se dio tanto en líneas personales como en comerciales”, explica en un comunicado Thomas Buberl, consejero delegado del grupo.

 

Las ganancias crecen un 4%

Por otro lado, el beneficio neto de AXA se elevó en un 3,8%, hasta 5.829 millones de euros, al tiempo que generó más de 6.200 millones de euros de flujo libre de caja operativo. El ratio combinado en No Vida mejora en décimas de punto, para situarse en el 96,5%, mientras que el ratio de Solvencia II fue del 197%, dentro del objetivo de la aseguradora.

“Estamos en el camino de los objetivos principales de nuestro ‘Plan Ambición 2020’, enfocados en la ejecución de las palancas de gestión y persiguiendo el objetivo de transformación del grupo para convertirnos en el líder de la innovación en seguros y capacitación de la gente para vivir mejor”, indica .

Aumento del dividendo

En este contexto, el Consejo directivo propone el reparto de un dividendo de 1,16 euros por acción, un incremento del 5% con respecto al año pasado, lo que supone una ratio de ‘payout’ del 48%.