Una encuesta realizada por AXA SEGUROS pone de manifiesto que el 60% de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) realizan inversiones en tecnología, un porcentaje contradictorio frente al 7% que se destina para adquirir un seguro que las proteja contra un riesgo o un siniestro. “Lamentablemente las empresas en México no invierten en cuidar su inversión. A pesar de los riesgos a los que están expuestas (robos, fenómenos naturales, afectaciones a clientes) los cuales pueden derivan en el cierre de su negocio o no contratar un seguro que les garantice solventar los daños”, destacó Alejandro García Hernández, Director de Oficina Puebla de AXA SEGUROS.
Puebla representa un centro industrial con crecimiento acelerado que aporta el 3,5% del PIB. En la entidad hay más de 200.000 pymes que aportan el 84% del empleo. Sin embargo, a pesar de su gran potencial, las estadísticas de sobrevivencia de las Pymes indican un futuro menos positivo. “Los gastos de una pyme en promedio puede ser de 200.000 pesos (15.458 dólares) en daños a sus instalaciones, por ejemplo causadas por un incendio; o 20.000 pesos (1.545 dólares), por afectaciones a terceras personas. Estos gastos puede desequilibrar la solidez financiera de la empresa sino se cuenta con seguro”, explica García Hernández.

La encuesta de AXA revela que en México sólo el 50% de las empresas cuentan con un plan de continuidad de su negocio en caso de presentarse una crisis. Los seguros para Pymes están diseñados para proteger diversos activos: inmuebles, transportes, empleados, maquinaria, materia prima, mercancía, etc. Estas coberturas, que pueden abarcar uno o varios elementos, persiguen un objetivo esencial: asegurar la continuidad del negocio, porque esa es una prioridad del sector.