AXA concluyó el pasado año con un beneficio neto de 4.500 millones de euros, un 14% más que en 2012, con unas ganancias subyacentes que se incrementaron un 18%, hasta 4.700 millones. El total de ingresos quedó en 91.250 millones (+2%), según las cifras que hoy ha dado a conocer el grupo galo.
El negocio de Vida y Ahorro contribuyó a las ganancias subyacentes del grupo con 2.800 millones, un 12% más a tasas de cambio constantes, con unos ingresos en esta área de 55.300 millones (+2%). Mientras, No Vida aporta un resultado de 2.100 millones (+13%) y una facturación de 28.800 millones (+2%). El ratio combinado mejoró en 1,1 puntos, hasta el 96,6%.

El grupo destaca además que su ratio de Solvencia I está en el 221%, 12 puntos inferior al de 2012 por el impacto de unos mayores tipos de interés, y su ROE ajustado para el año se elevó en 1,8 puntos, hasta el 14,8%.

AUMENTO DEL 13% DEL DIVIDENDO

“2013 ha sido un hito más en la consecución de nuestro plan ‘Ambition AXA’. Hemos logrado un fuerte crecimiento de las ganancias con el apoyo de todos nuestros negocios. En línea con este resultados, el Consejo de Administración propone un aumento del dividendo del 13%, hasta 0,81 euros”, valora Henri de Castries, presidente y CEO de AXA.

“En los últimos 3 años, nuestra selectividad en el mix de negocio en los mercados maduros ha resultado fundamental en el crecimiento de las ganancias, mientras mejoraba la rentabilidad sobre el capital. También hemos reforzado nuestra presencia en mercados prometedores, como China y Colombia . Por último, estamos en buen camino para cumplir con nuestras medidas de eficiencia. Continuamos enfocándonos en los segmentos más rentables y en las geografías de crecimiento rápido. Estamos seguros de que la dirección estratégica que hemos elegido es sólida”, añadía De Castries.