Argentina

Ayer se publicó el decreto que actualiza los incentivos fiscales para los seguros de vida y retiro, una medida “largamente esperada por el sector” –hacía 27 años que no se modificaban- que “sin duda, redundará en beneficios para la economía nacional”, afirma en un comunicado la Asociación Civil de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina (AVIRA), integrada por 43 compañías del sector.

  • En Argentina el monto desgravable de ganancias era hasta ahora de 996 pesos (26,34 dólares) para los seguros de vida, mientras que el retiro individual carecía de alicientes fiscales. Con la nueva reglamentación, cada uno de ellos se podrá deducir con cada uno de ellos hasta 12.000 pesos (317,38 dólares) en 2019, 18.000  (476,07 dólares) en 2020 y 24.000 (634,76 dólares) en 2021. Posteriormente, el límite se actualizará automáticamente por UVT (Unidad de Valor Tributario).



    AVIRA recuerda asimismo que estos instrumentos de protección y ahorro cuentan con beneficios fiscales, desgravaciones, diferimientos o deducciones, “en todos los países que cuentan con sólidos mercados de capitales” y que dichos estímulos “promueven y fortalecen el ahorro interno de largo plazo”. Por otra parte, esto supone un acicate para las empresas del sector, ya que “a partir del progresivo aumento de los capitales administrados, las compañías podrán invertir aún más en proyectos de duración extensa, que impactarán en la economía y le generarán más dinamismo”, destaca Mauricio Zanatta, presidente de AVIRA.



    Según datos oficiales de los ejercicios cerrados en junio de 2018, la producción de seguros de personas alcanzó los 57.617 millones de pesos (1523,88 millones de dólares), un 17% más que en el período anterior; mientras que el ramo  de vida totalizó 43.000 millones de pesos (1137,28 millones de dólares), retiro 6.000 millones de pesos (158,69 millones de dólares), y accidentes personales rozó los 8.000 (211,59 millones). “Entendemos que en un contexto de mayor estabilidad económica y con menor inflación, contamos con bases sólidas para generar un importante despegue”, confía Zanatta.



    Actualmente, las compañías de retiro argentinas administran una cartera de 84.000 millones de pesos (2221,66 millones de dólares) y las de vida 43.000 millones (1137,28 millones de dólares). El mayor porcentaje de esos fondos está invertido en títulos públicos, seguido de los fondos comunes de inversión y, en tercer lugar, en plazos fijos. El resto se reparte entre las obligaciones negociables, fideicomisos financieros y acciones.