El Superintendente de Seguros de la Nación, Juan Bontempo, aseveró en la apertura del Octavo Seminario Internacional de Seguros de Vida y Retiro (Avira) que “Argentina es el país donde más creció la clase media y eso un estímulo para la actividad aseguradora”.
El superintendente juzgó como “legítima y razonable” la aspiración del sector de avanzar hacia un proceso de desgravación impositiva para la actividad, pero aclaró que “también creemos que la oportunidad está marcada por los tiempos fiscales del país”. Señaló en una información elaborada por ‘Telam’ que “no sólo los incentivos fiscales promueven o facilitan el desarrollo de una actividad; el primer elemento, es que haya consumidores de seguros”, dijo Bontempo.

“Que haya trabajo, un desarrollo con perfil industrial, un sistema laboral que permita las convenciones laborales y paritarias libres”. Bontempo destacó que la actividad aseguradora “es la segunda que más ha crecido en el último año”, mientras las pólizas de Vida y Retiro “rozan los 30.000 millones de pesos, casi un 700% más que hace diez años”. Asimismo, señaló que las utilidades sobre activos de las empresas que desarrollan ese segmento se elevaron a 5,1% (proporcionalmente mucho más elevadas, por ejemplo, que en el sector bancario).

El superintendente de Seguros insistió en resaltar el impacto favorable de las medidas gubernamentales, “frente a la retracción económica en Brasil y al impacto de la crisis económica, social, humanitaria y demográfica en Europa”.

Crecen los seguros de Vida y Retiro

Por su parte, Claudia Mundo, presidenta de la entidad organizadora, AVIRA y gerente general de METLIFE, resaltó a su vez que entre 1995 y este año la producción de esos ramos creció un 120% y se ubica hoy en 0,6% del PIB, frente a 0,48% dos decenios atrás. Puntualizó que la producción de seguros de Vida y Retiro fue en el último ejercicio de 2.700 millones de dólares, frente a 1.234 millones en 1995.

“Las primas per cápita, en tanto, aumentaron en el período de 35 a 64 dólares”, añadió la presidenta de AVIRA. Mundo dijo que el crecimiento de la actividad -de 10% anual en el ramo Vida- coincidió con un fuerte proceso de concentración empresarial. El conjunto de compañías productoras de seguros de Vida y Retiro pasó de 106 en 1994 a 56 en la actualidad, lo cual implicó una baja de casi 50%.

Asimismo, la consolidación de la actividad tuvo un mayor impacto en las compañías de Retiro, que pasaron en ese lapso de 34 a 16 (- 53%), mientras que de 72 aseguradoras de Vida quedan 40 (- 45%). Mundo insistió por último en defender la necesidad de “incentivos fiscales”, al considerar que la baja en la recaudación se revertiría a mediano plazo, a la vez que se fortalecería el mercado de capitales.