“La Directiva Solvencia II, ya adoptada, crea un régimen prudencial moderno y basado en los riesgos de Seguros y Reaseguros ya que las normativas nacionales de reglamentación de los seguros, que varían mucho, ya no son capaces de garantizar un mercado interior eficaz y prevenir posibles crisis futuras. La propuesta de legislación conocida como ‘Omnibus II’ actualmente en conversaciones a tres bandas, hace modificaciones significativas a Solvencia II, especialmente en lo que respecta a los productos de seguros con garantías a largo plazo, tales como seguros de Vida. En base al excelente informe de EIOPA, se está discutiendo un paquete de medidas para facilitar la transición a Solvencia II y mitigar mitigar los efectos de los fondos propios de las empresas en la volatilidad artificial de los precios de los activos o de descuento”, explica el Comisario Michel Barnier en un comunicado emitido ayer.

“Los últimos diálogos tripartitos sobre ‘Omnibus II’ van en buen camino. Un acuerdo entre el Consejo y el Parlamento Europeo está a nuestro alcance, pero no será posible publicar la Directiva ‘Omnibus II’ en el Diario Oficial antes del 1 de enero de 2014, fecha en la que Solvencia II está programada para comenzar a aplicarse. Por otra parte, antes de que ‘Omnibus II’ se puede ejecutar, se necesitan una serie de medidas de ejecución, y éstas no puedan concluirse antes de que se conozcan los detalles de ‘Omnibus II'”, reza el comunicado.

Siempre he querido una rápida implementación de Solvencia II, pero la fecha prevista actualmente simplemente ya no es sostenible. Por ello, hemos propuesto este aplazamiento a fin de evitar toda inseguridad jurídica, especialmente para las empresas y las autoridades de supervisión; lo hemos hecho solo después de obtener la garantía de que el Consejo y el Parlamento no iban a cambiar aún más esta nueva fecha de aplicación de Solvencia II. Invito ahora a los colegisladores a llegar a un acuerdo lo antes posible sobre ‘Omnibus II’, y esta nueva Directiva”, concluye Barnier.

Acceso a la propuesta de Directiva para aplazar a la fecha de aplicación de Solvencia II al 1 de enero de 2016.