En Lima, Perú, únicamente el 5% de los hogares tienen contratado un seguro de Hogar que cubra contra incendios, robos y terremotos. Por todo ello, hace falta una gran necesidad de “promoverlos y divulgarlos más”, según ha señalado la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (APESEG).
En este sentido, el gerente general de la Asociación, Raúl de Andrea, ha indicado que “los seguros domicialiarios son una buena inversión porque protegen una vivienda antee una eventualidad. Por ejemplo, ante un terremoto, la cobertura incluye la reposición del valor comercial (precio del mercado) en el caso de un departamento; mientras que por el derrumbe de una casa, la cobertura contempla la reposición de su reconstrucción”, explica en La República.

Añade además, que estas pólizas cubren bienes de uso regularmente doméstico como equipos, mobiliarios y enseres.
Menciona también que las primas de estos productos van desde los 15 pesos (5,3 dólares) sin incluir la cobertura por robo, y desde los 20 (7 dólares) si se incluye. En Perú sólo cuatro compañías operan este ramo: MAPFRE, PACÍFICO, LA POSITIVA y RÍMAC.

SIN CULTURA DE SEGUROS
Entre los motivos para el poco desarrollo de este segmento, el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Seguros (Acuse), Gabriel Bustamante, indica que “no tenemos una cultura de seguros. La gente piensa que sólo los ricos pueden acceder a esta cobertura. Y esto les perjudica”.

Menciona el directivo que estos productos son adquiridos principalmente por constructoras o bancos, debido al boom: “Digamos que el banco “n” me presta dinero para comprarme un departamento y así accedo a este. Pues bien, para que no pierda su inversión de ocurrir un accidente, la entidad compra un seguro domiciliario, mientras yo pago mil soles mensuales. De esta forma se adquieren ahora estos seguros”.

Bustamante sí abogó para que se rebajen las primas de estas pólizas puesto que, según sus datos en base a los del regulador, las aseguradoras han cobrado en los últimos 13 años por primas 4.300 millones de soles (millones de dólares) y han pagado en indemnizaciones 470.000 soles (dólares). Unos datos que muestran que “la diferencia es grande. Están ganando cifras muy altas”.

Finaliza indicando que estos seguros “deberían ser obligatorios como sucede en Chile y Colombia, donde las casas están aseguradas. Además serían más baratos si aumenta la demanda de personas y en eso debe apoyar el Estado”.