De acuerdo con un documento de Fasecolda, mientras en las economías desarrolladas el 40% de los daños producidos por desastres naturales está cubierto, en los países en desarrollo, incluido Colombia, este porcentaje no llega al 10%. De hecho, según el documento, los daños de la última ola invernal fueron avaluados en cerca de 7.000 millones de pesos (2,8 millones de dólares), de los cuales apenas el 4,5% estaba cubierto por las aseguradoras.
En Bogotá la cifra es un poco mayor, pero de todas maneras el porcentaje sigue siendo bajo. De acuerdo con información suministrada por el Catastro Distrital, en la ciudad hay 43.389 copropiedades, de las cuales el 19,2% está asegurado. A lo largo del territorio nacional están aseguradas 17.424 copropiedades.

Para el presidente del gremio de las aseguradoras, Jorge Humberto Botero, esta tendencia a no asegurarse contra desastres naturales también está presente en lo relacionado con los terremotos y “es relativamente bajo, pese a que el país está muy expuesto a esto en algunas regiones. La altiplanicie de Bogotá es vulnerable, al igual que los Santanderes o la Costa Pacífica. A pesar de que en Colombia hay zonas muy peligrosas por su sismicidad, el aseguramiento tanto del sector privado como del sector público es muy bajo”, indicó.

En este sentido, Botero señaló que el Gobierno, con el actual Plan Nacional de Desarrollo (PND), está trabajando en el mejoramiento de la gestión del riesgo. “El PND impone al estado tener una política rigurosa de gestión del riesgo en el patrimonio público, y es algo en lo que se debería avanzar, como en México, donde hay una política clara de gestión del riesgo”, dijo, en información de la que se hacen eco distintos medios.