Más de 5.100 menores de 14 años fallecen anualmente en América Latina en accidentes de tráfico, según revela el estudio ‘Asientos de seguridad para niños. Situación en Iberoamérica y el Caribe’ realizado por el Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre. El informe, que incluye datos de 18 países de la región recabados los últimos cinco años y que ha sido actualizado en 2013, pone de manifiesto la necesidad de consensuar una legislación común sobre sillas de seguridad para el automóvil. Además, refleja la necesidad de desarrollar campañas permanentes sobre un uso correcto de los dispositivos de retención infantil en el automóvil.
En la versión actualizada del informe, que se hizo pública la semana pasada en Miami (Estados Unidos) durante la reunión de la Red de Transporte de Diálogo Regional de Políticas del Banco Iberoamericano de Desarrollo, se revela que la cifra de fallecidos se ha reducido a 5.100 desde los 6.500 anuales contabilizados en la primera edición del estudio de 2012. La reducción de esta cifra se debe, entre otros factores, a las mejoras en la seguridad vial realizadas en América Latina los últimos años.

Asimismo, en el documento presentado en la reunión internacional, en la que representantes de organizaciones y ministerios ponen en común experiencias e iniciativas en transporte y seguridad vial, también se incluyen datos de siniestralidad y mortalidad de España, Portugal, Suecia, Turquía, Malta y de los Estados de Massachusetts y Florida (EEUU). La tasa media de mortalidad infantil anual en accidentes de tráfico en los países de América Latina es de 34 fallecidos por millón de habitantes, una cifra muy superior a los países de Europa analizados, donde la media de dicha tasa es de 7 niños fallecidos por cada millón de habitantes. Si los países latinoamericanos tuvieran la misma tasa que estos países europeos, todos los años se salvarían en América Latina 4.060 menores, apunta el informe.

SALVADOR, ECUADOR Y VENEZUELA, LOS QUE MÁS DEBEN MEJORAR EN SEGURIDAD INFANTIL

El Salvador, Ecuador y Venezuela, son los países que tienen que realizar un mayor esfuerzo para mejorar la seguridad infantil, con 95, 64 y 48 menores fallecidos al año por cada millón de habitantes, respectivamente. En estos países la normativa es menos rigurosa y los conductores están menos concienciados y sensibilizados con estas medidas preventivas que el resto de países de la región. A pesar de ello, este dato ha mejorado en casi la totalidad de estas naciones con respecto a años precedentes, ya que, entre otros aspectos, ha mejorado su seguridad vial.

México y Brasil (con 33 menores fallecidos al año por cada millón de habitantes) acumulan alrededor del 50% de todos los niños fallecidos en los países latinoamericanos analizados, motivo por el que es recomendable que pongan en marcha lo antes posible medidas preventivas. Los países de América Latina con menor número de víctimas infantiles por cada millón de habitantes son Puerto Rico (16), Guatemala (20), Panamá (20), Nicaragua (23) y Colombia (25). En los Estados de Florida y Massachusetts el número de menores de 14 años fallecidos al año en accidentes de tráfico por cada millón de habitantes se sitúa en 26 y 5, respectivamente.