El crecimiento de MAPFRE en 2015 ha sido “robusto”, “sólido” y “estable”, incluso en mercados complicados, pero, sobre todo, ha sido “constante”, con subidas de dos dígitos en la mayor parte de los mercados en los que está presente. Sin embargo, el resultado se ha visto lastrado por las tormentas de invierno de Estados Unidos.