“España es uno de los países más rentables de todo el grupo, una de las filiales más eficientes, con una capacidad de innovación y una pulcritud en su servicio fantásticas. Es un mercado sano y muy competitivo, y por eso queremos seguir creciendo”, detalla en entrevista para Actualidad Económica.

“Somos una compañía principalmente europea, con más del 80% de las primas en el Viejo Continente. Pero Latam y Asia son las zonas de crecimiento.  En América, me gustaría mucho hacerlo en Asset Management, que es una parte consustancial al Seguro. Queremos crecer en Brasil y México con alguna operación importante. Turquía, un país grande, serio y ordenado, la puerta entre Oriente y Occidente, es otro mercado que está siempre en mis oraciones. Si surgen oportunidades las miraremos con mucho interés”, comenta el directivo.

Apunta que las condiciones de trabajo y la velocidad de desarrollo son mucho más agresivas en Asia  que en Latinoamérica, pero esta última tiene unas élites muy  preparadas y ofrece grandes  oportunidades para cualquier  empresa. “El gran reto es hacer buena aquella frase de Octavio Paz que decía: ‘Latinoamérica es el continente del futuro y siempre lo será’, pero sin la segunda parte.  A pesar de sus grandes desafíos macroeconómicos y políticos, nos interesa mucho Argentina, donde somos líderes del sector. Es un país con un talento extraordinario. También queremos volver a Colombia y Perú, de los que tuvimos que salir, si encontramos los socios adecuados”. 

Afirma, en relación a exigencias normativas como los nuevos estándares contables, que “suponen barreras para jugadores más pequeños y a nosotros nos obligan a invertir con fuerza en capital y en conocimiento, pero pensamos que todo aquello que sea bueno para el cliente lo será también para el mercado y para nosotros”. 

Por otro lado, refiriéndose a la llegada al sector de gigantes tecnológicos como Google, Apple o Amazon, indica que su ventaja competitiva frente al sector asegurador es que “están más cerca del cliente y lo conocen mejor” y, añade, “es evidente que si entran en nuestro mercado tratarán de quedarse con una parte del negocio”. Por eso, apunta, “es clave que desarrollemos los mismos conocimientos, seamos sensibles a lo que pide el cliente y lo conozcamos bien”.

Considera, no obstante, que es muy difícil pensar que estos gigantes puedan competir en gestionar riesgos, así que “tendrán que aliarse con alguien que sepa y buscar distribuciones conjuntas, que es lo que nosotros pretendemos”.