“Ampliar las opciones y acceso a los beneficios del seguro para los ciudadanos es uno de los retos de la Superintendencia”

Posted by on Feb 21, 2017 in Noticias |

Tomás Soley Pérez, Superintendente General de Seguros, Sugese

El mercado de seguros de Costa Rica ha tenido un crecimiento sostenido y estable en los últimos ocho años desde su apertura. Una estabilidad hacia la que mira el mercado de seguros Internacional, también impulsada por la baja penetración del país y su amplio margen para crecer, hasta cuatro veces lo que es ahora.

El mercado de seguros de Costa Rica ha tenido un crecimiento sostenido y estable en los últimos ocho años desde su apertura. Una estabilidad hacia la que mira el mercado de seguros Internacional, también impulsada por la baja penetración del país y su amplio margen para crecer, hasta cuatro veces lo que es ahora. Tomás Soley Pérez, Superintendente General de Seguros, Sugese, nos detalla en esta entrevista en exclusiva que la industria aseguradora “ha mostrado un desarrollo y dinamismo importante desde la apertura, tanto en el crecimiento de las primas, como en la atención de siniestros, como el número de participantes en el sector”.

El Superintendente revela que uno de los principales desafíos sobre los que trabajan es ampliar las opciones y acceso a los beneficios del seguro para los ciudadanos: “Esperamos emitir este año una regulación específica para los seguros inclusivos. Se espera contar con una propuesta normativa durante el segundo semestre de este año. De esta manera se potencia la cobertura y protección de los ciudadanos, en particular en los sectores poblacionales de menores recursos. Un mercado más inclusivo permitiría interrumpir ciclos que perpetúan la pobreza y fomentan la cultura de ahorro”.

Entre los retos normativos, Soley Pérez asevera que el país pasa por la implementación del marco integrado de supervisión de seguros, que consumirá una porción grande de los esfuerzos de la superintendencia: “Este año marca la etapa final de un ambicioso proyecto que permitiría dotar al mercado de herramientas modernas de supervisión y un modelo de trabajo que promueva en las entidades esquemas robustos de gobernanza y gestión de riesgos”.

Patricia Ojeda, 21 febrero 2017

Boletín Diario de Seguros América Latina (en adelante BDSAL FIDES).- Se abre un año con muy buenas perspectivas para el mercado costarricense de seguros ¿qué balance hace del año que acabamos de cerrar?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- Actualmente, operan en el país 13 aseguradoras ofreciendo un total de 669 productos que generaron casi 1.194,3 millones colones (2,19 millones de dólares) lo que supondrá un crecimiento cercano al 14% respecto al 2015. No obstante, si bien estas cifras reflejan un mercado en crecimiento, Costa Rica podría aumentar cuatro veces más su capacidad, según el estudio ‘El mercado asegurador latinoamericano 2015’ editado por Fundación Mapfre, donde se señala que al cierre de 2015, el mercado real alcanzó los 564.000 millones de colones en primas, pero podía haber llegado a los 2.324 millones, para una brecha de 1.760 millones.

Este año fue también muy importante para la consolidación de la Sugese, en los aspectos de supervisión y normativa. El modelo de Supervisión Basada en Riesgos (SBR) finalizó su etapa piloto y estará completamente integrado para el próximo 2017. Se encuentra en consulta los reglamentos sobre el Marco Integrado de Supervisión de Seguros y el de Gestión de Riesgos, previéndose su aprobación definitiva el primer trimestre de 2017. De esta manera la Sugese marca un hito en el proceso de consolidación de las buenas prácticas que se recomiendan para el sector.

Por otro lado, la Sugese puso a disposición del público el expediente electrónico con el cual los asegurados que necesiten realizar un trámite ante la institución tendrán acceso 24/7/365 de forma remota mediante Sugese en Línea. Se requiere el uso de certificado digital para este propósito. De esta manera la Superintendencia mantiene su esfuerzo por facilitar el acceso de los usuarios a sus oficinas. Durante 2016 se recibieron un total de 113 denuncias, de la cuales únicamente quedaron 12 pendientes por resolver. Vehículos, Vida y Salud, son los ramos que presentan mayor incidencia de quejas por parte de los usuarios.

 

BDSAL FIDES.- ¿Qué perspectivas contempla para este recién estrenado año? ¿Será Costa Rica una de las ‘buenas noticias’ del sector asegurador en cifras?

 

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- Como regulador es muy satisfactorio ver la evolución positiva que ha tenido el mercado de seguros en los últimos años. Al mismo tiempo, se observa con ilusión el tamaño del mercado potencial disponible. Sin duda ampliar las opciones y acceso a los beneficios del seguro para los ciudadanos será uno de los retos de la Superintendencia, el cual requiere ampliar el conocimiento de opciones y utilidad que tiene el seguro en la vida diaria de las personas.

Por ello, se mantendrá el trabajo en diferentes mensajes que permita fomentar y crear una cultura financiera de seguros más consolidada. Lo anterior es requisito para lograr mayor acceso, en especial en los sectores más vulnerables de la sociedad, de manera que familias y empresas puedan enfrentar los diversos imprevistos financieros que se presentan y en los que un seguro puede hacer una gran diferencia.

El mercado costarricense ha venido en un crecimiento constante y sostenido en estos ocho años. Se espera que dicha tendencia se mantenga en el año 2017.

 

BDSAL FIDES.- ¿Cómo se ha desarrollado el mercado desde su apertura hasta la actualidad?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- El mercado de seguros ha mostrado un desarrollo y dinamismo importante desde la apertura, tanto si se observa el crecimiento de las primas y atención de siniestros, como el número de participantes en el sector.

El crecimiento anual promedio del sector, en el periodo 2008-2016, si situó en un 5%,  en la mayoría de los periodos, es un porcentaje superior a la evolución de los precios internos y a la producción. Una vez que ha finalizado 2016, el mercado de seguros costarricenses contaban con trece aseguradoras, 26 sociedades corredoras de seguros y 27 sociedades agencia y 84 operadores de seguros autoexpedibles; por su parte se tenían registrados y en condición activa a 391 corredores de seguros y 1.090 agentes de seguros.

Además, la cantidad de productos registrados ha crecido cada año. Al término de 2016 se contaba con 664 productos, siendo un 42% de la categoría de seguros personales y el 42% de generales.

Por otra parte, el nivel de concentración del mercado, aunque se mantiene por encima del umbral de una concentración considerada alta, ha disminuido significativamente en el periodo 2008-2016. Esto refleja una mayor competencia en el mercado que se traduce en mejores condiciones para el asegurado, mayor disponibilidad de productos y más innovación. También este año se observa una mejora en el rendimiento financiero y técnico de las empresas, las cuales en su mayoría cerraron 2016 con resultados positivos.

 Los indicadores de penetración y profundidad aún se mantienen por debajo del promedio latinoamericano y de economía con niveles de ingreso similares. El mercado de seguros costarricense aún tiene posibilidades de crecimiento y existe un gran segmento aún sin atender. El grado de profundización, medido como la participación de los seguros de vida dentro del total, ha aumentado a partir de la apertura del mercado. Sin embargo, el segmento de los seguros de Vida a largo plazo es poco representativo en el total del mercado.

La Supervisión Basada en Riesgos y su aplicación, uno de los grandes desafíos

BDSAL FIDES.- ¿Qué temas tiene sobre la mesa la Sugese? ¿Qué objetivos y prioridades se ha marcado?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- Este año sin lugar a dudas la puesta en marcha del modelo de Supervisión Basado en Riesgos y su aplicación a todos los supervisados, será una de las prioridades de la Superintendencia, acompañado de los retos normativos, en pro de la robustez del mercado, así como de la simplificación y transparencia del mismo.

BDSAL FIDES.- Y en el ámbito concreto de la supervisión y reglamentación ¿Qué normativas o regulaciones serán los mayores retos a los que hacer frente este año el Seguro?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- Sin duda la implementación del marco integrado de supervisión de seguros consumirá una porción grande de los esfuerzos de la superintendencia. Según la programación del proyecto de supervisión basado en riesgo, 2016 cerró con la aprobación del reglamento de gobierno corporativo, así como la aprobación en consulta pública de los reglamentos de administración de riesgos y control interno y el marco de supervisión y medidas de actuación. De manera complementaria, se espera la aprobación y aplicación de la regulación sobre gestión de tecnología de la información en las entidades supervisadas.

Este año marca la etapa final de un proyecto ambicioso que permitiría dotar al mercado de herramientas modernas de supervisión y un modelo de trabajo que promueva en las entidades esquemas robustos de gobernanza y gestión de riesgos.

Por el lado de solvencia, se espera aprobar e implementación la normativa para el tratamiento del riesgo catastrófico de terremoto y erupción volcánica. Se estará iniciando la consulta de cambios en la normativa de solvencia para los seguros de caución y los requerimientos normativos para las operaciones crediticias que pueden realizar las aseguradoras.

Además, como parte de un proyecto a más largo plazo, se definirá la hoja de ruta para la modificación del régimen de solvencia de las entidades de seguros, con el fin de modernizar el enfoque más acorde con las nuevas tendencias vigentes en mercados de Europa y los países más desarrollados de América Latina.

Tamabién hay otras reformas normativas a desarrollar en 2017, como la modificación de la regulación para facilitar el desarrollo de seguros inclusivos.

 

BDSAL FIDES.- Y en concreto, cómo se están avanzando en relación a la Supervisión Basa en Riesgos: ¿Qué pasos se han tomado ya sobre la gobernanza corporativa y del riesgo? ¿Cree que les costará a las aseguradoras cambiar estos conceptos tanto en el caso de Costa Rica como a nivel global? ¿Cómo está afectando esta Ley al mercado?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- El objetivo estratégico al iniciar este proyecto fue la adopción de un modelo de supervisión basado en riesgo que incentive el buen gobierno corporativo, la estabilidad y la eficiencia del sector.  El proyecto finalizó en diciembre de 2016, siendo el año que inicia una etapa de implementación. Además de la aprobación de la normativa conexa al proyecto, el proyecto requirió la definición interna de la gobernanza del modelo, establecimiento de protocolos y guías de trabajo, comunicación constante con la industria y otras partes interesadas. El proyecto permitió la aplicación de la metodología en seis entidades piloto, las cuales representan más del 90% de las primas del mercado asegurador.

La normativa relacionada con el proyecto incluye la aprobación en noviembre de un nuevo Reglamento de Gobierno Corporativo. Dicha norma está basado en principios y provee de orientación respecto de las expectativas del supervisor en relación con la gestión de las entidades reguladas. De igual mantera empodera al Órgano de dirección como responsable principal de la aseguradora. La emisión de este Reglamento constituye un esfuerzo por concretar esquemas óptimos de gobierno en el sistema financiero alineados con el modelo SBR que está siendo implementado por la Superintendencia.

De forma complementaria, se encuentra en consulta pública el Reglamento sobre los Sistemas de Gestión de Riesgos y de Control Interno Aplicables a Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras y el Marco Integrado de Supervisión de Seguros (MISS). En el primer documento se definen los principios que las Entidades deben observar en el diseño de su sistema de gestión de riesgos y la implementación de las funciones de control. El MISS por su parte, viene a establecer de manera clara la metodología utilizada por la Superintendencia para evaluar a las entidades aseguradoras y reaseguradoras, así como las medidas de actuación típicas aplicables a las entidades supervisadas ante los diferentes niveles de riesgo.

La metodología de desarrollo ha permitido migrar paulatinamente de un sistema de supervisión tradicional hacia uno enfocado en riesgos materiales. La inclusión de pilotos, y la aplicación de conceptos al resto de la industria, a la par de un proceso de comunicación con partes interesadas ha permitido avanzar paulatinamente en la implementación del modelo.

 

Seminario Regional de Seguros ASSAL-IAIS: “conocer de cerca cómo diferentes jurisdicciones implementan las mejores prácticas”

BDSAL FIDES.- A finales de noviembre se celebró el Seminario Regional de Seguros, ¿Cuáles han sido las principales conclusiones que se arrojaron en el seminario?

 

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- El Seminario Regional de Seguros ASSAL-IAIS, ha permitido desarrollar temas vinculados al pilar de requerimientos de gobernanza. En concreto, el foro se convirtió en un espacio de intercambio de experiencias en temas muy relevantes como son la idoneidad de miembros de junta directiva y alta gerencia, gestión de riesgos y control interno, gestión del riesgo empresarial y gobierno corporativo entre otros. Todos ellos vinculados a la agenda que la región ha programado en sus proyectos de reforma normativa.

 

Estos espacios dan la oportunidad de conocer de cerca la forma de cómo diferentes jurisdicciones han implementado las mejores prácticas, los proyectos que mantiene en desarrollo y las dificultades a las que se enfrentan. Sin duda, para Costa Rica, que se encuentra inmersa en la implementación de estos temas, el evento ha sido de mucho valor.

 

En Costa Rica esperamos emitir este año 2017 una regulación específica para seguros inclusivos

 

BDSAL FIDES.- Uno de los temas desarrollados fue la Regulación de Microseguros, ¿cuáles fueron las oportunidades y retos de los Canales Alternativos de Distribución? ¿Qué beneficios aportan estos productos y cómo los están impulsando Latinoamérica y en Costa Rica en concreto?

 

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- La realización del Foro de Consulta sobre Regulación de Microseguros “Oportunidades y Retos de los Canales Alternativos de Distribución”, permitió generar un espacio rico de discusión e intercambio de experiencias en torno a las posibilidades de los canales alternativos de distribución para lograr mayor acceso al seguro.

Sin duda los esfuerzos por lograr mayor inclusión financiera y en particular mayor acceso al seguro, es un tema relevante en la agenda de nuestra región. Se observan distintos esfuerzos, pero en particular una línea más clara en torno a generar capacidades técnicas en los supervisores y mercados.

En Costa Rica como en Latinoamérica hay una clara conciencia del aporte social y también comercial que brindan los microseguros. En ese sentido Brasil, Perú, Colombia, México entre otros son modelos adelantados en el campo de la regulación del microseguro. En Costa Rica esperamos emitir este año 2017 una regulación específica para seguros inclusivos, que permita una distribución más flexible y accesible a productos que por su simpleza y claridad no necesariamente requieran un intermediario profesional asesorando cada transacción.

Si bien la ley prevé la posibilidad de regular seguros autoexpedibles (masivos) y sus canales de comercialización, el mayor reto se encuentra en el diseño de productos y canales de distribución alternativos que sean eficientes y adecuados para las poblaciones meta. Sin perder de vista los elementos de información, transparencia y protección al consumidor.

Los esfuerzos por ampliar posibilidades y flexibilizar requisitos para la distribución de estos seguros debe ser acompañada con buenas prácticas de conducta de negocio para cada una de las fases de la vida del producto desde su diseño hasta su venta, servicio post venta y reclamaciones y quejas. Tenemos claro que será el equilibrio de todos esos elementos lo que genere un ambiente de confianza en el consumidor que lo lleve a adquirir estos productos y al mismo tiempo haciéndolos atractivos comercialmente para la industria.

Se espera contar con una propuesta normativa durante el segundo semestre de este año. De esta manera se potencia la cobertura y protección de los ciudadanos, en particular en los sectores poblacionales de menores recursos. Un mercado más inclusivo permitiría interrumpir ciclos que perpetúan la pobreza y fomentan la cultura de ahorro. Al mismo tiempo descargan al Estado de cargas importantes de asistencia social que debería asumir si no existieran esos seguros.

En Costa Rica como en Latinoamérica hay una clara conciencia del aporte social y también comercial que brindan los microseguros. En ese sentido Brasil, Perú, Colombia, México entre otros son modelos adelantados en el campo de la regulación del microseguro. En Costa Rica esperamos emitir este año 2017 una regulación específica para seguros inclusivos

“El mercado tiene aún un espacio importante para crecer con una supervisión de calidad mundial”

BDSAL FIDES.- ¿Dónde se encuentran las oportunidades del sector en los próximos años? ¿Qué ramos presentan mejores perspectivas de desarrollo y por qué?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- De acuerdo con los indicadores de densidad y de profundización del mercado de seguros, en Costa Rica el mercado tiene aún espacio importante para crecer. En este sentido, tanto en la emisión de primas como la mejora de servicios e innovación. Se observa aún amplios sectores sin atender en seguros personales y generales.

Si consideramos segmentos como la pequeña empresa, seguros para la familia, en particular patrimoniales en vehículos y vivienda que no estén vinculados a operaciones crediticias, Vida y Salud. Por otro lado, el cambio climático hace imperativo buscar soluciones para el sector agrícola el cual mantiene bajos niveles de cobertura. Es decir, hay un amplio espectro de posibilidades que se explican por la aún baja penetración del seguro.

 

BDSAL FIDES.- ¿Cómo cree que será el mercado asegurador de Costa Rica a largo plazo? ¿Y en cuanto a la regulación y supervisión, cuál será el camino a seguir?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- La Superintendencia General de Seguros se creó en un contexto de necesaria revisión de los principios de supervisión aplicables al sector. La ley reguladora del mercado de seguros se emitió considerando las mejores prácticas de supervisión que establece la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS). Dichos estándares, junto con el acompañamiento de diversas jurisdicciones que llevan un mayor camino recorrido, han permitido avanzar de manera acelerada en la adopción de esas buenas prácticas.

El objetivo por diseñar un modelo de supervisión que promueva sistemas de gobernanza y gestión de riesgos robustos, al tiempo que se desarrollan los negocios con transparencia y trato justo al cliente, seguirá siendo la constante. El consumidor de seguros de nuestras economías se merece una supervisión de calidad mundial.

El seguro no es ajeno a las nuevas tecnologías

BDSAL FIDES.- ¿Qué papel vislumbra tendrá Internet y las nuevas tecnologías en el seguro? ¿Y las redes sociales, es el gran reto del sector?

TOMÁS SOLEY PÉREZ.- Resulta imposible ignorar el impacto que las nuevas tecnologías han tenido en el desarrollo cotidiano del mundo, en especial por la inmediatez y sencillez de las mismas, así como la alta penetración que tienen en la sociedad.

Se observa a nivel mundial un cambio vertiginoso en el diseño de soluciones y forma de comercializarlas. El seguro no es ajeno a ello. Es de esperar una tendencia a la aparición de medios alternativos de comercialización, diseño de productos y comunicación entre el cliente y la aseguradora. Ello trae retos interesantes en la conducción del negocio. Representa sin duda una oportunidad de expansión, e incluso de nuevos nichos de mercado con productos más innovadores y de alcance para un público cada vez más cercano a la tecnología.

El avance tecnológico trae aparejado también riesgos que deben ser gestionados por el sector. En esa línea, la normativa de gestión de tecnología de información entrega un primer grupo de acciones prudenciales en torno a estos cambios acelerados.

Por su lado, la Superintendencia mantiene un programa de automatización y comunicación digital con los usuarios. Se ven oportunidades a nivel de servicios más próximos a la ciudadanía, por medio de app o mediante la disposición de perfiles institucionales en redes sociales. Hace unos años la Superintendencia no contaba con perfiles en redes sociales, hoy no sólo alcanza cerca de los 26.000 fans en Facebook y los 2.000 en Twitter, sino que se ha convertido en un canal efectivo de consultas de la ciudadanía, lo que permite tanto atender a los consumidores de seguros como desarrollar la cultura financiera y en particular del mercado asegurador, a través de estas plataformas tecnológicas.