La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) planteará al gobierno una transferencia de riesgo para sus seguros de Invalidez, Vida, y Riesgo de Trabajo. En conjunto, este esquema podría ahorrarle al gobierno 8.000 millones de pesos (519 millones de dólares) al año.
Un estudio elaborado por el Instituto Mexicano del Seguro Social pone de manifiesto que para 2050, el déficit por los seguros de maternidad, médico y enfermedades alcanzará un 12,4% del PIB, lo cual pondría en riesgo la operación de los principales órganos de salud pública, según una noticia elaborada por Forbes México. “El panorama indica que en 2050 habrá 26 millones de mexicanos mayores de 65 años que necesitarán servicios de salud. Actualmente, sólo un 40% de los trabajadores tienen una cobertura en el sistema público, sin embargo, la demanda de atención puede ser mayor con el paso del tiempo”, explicó en una conferencia de prensa Mario Vela, presidente de la AMIS.

Para ayudar a sanear la crisis financiera de los sistemas de salud, la AMIS pondrá sobre la mesa una propuesta para que el riesgo de sus seguros de Vida, y Riesgo de Trabajo se transfiera a las aseguradoras privadas a través de un mecanismo de subasta pública. “En términos coloquiales, se trata de un reaseguro que el gobierno adquiriría para que las aseguradoras manejen el riesgo y se encarguen de los pagos”, explicó por su parte Recaredo Arias, director general de la AMIS.

La medida requeriría de cambios legales para su implementación. Para el sector, la póliza de transferencia de riesgos representaría una fracción importante del negocio, pues, de acuerdo con la opinión de Recaredo Arias, de concretarse el proyecto, el sector alcanzaría una penetración del 2,5% del PIB y tendría un impacto en el balance mayor a la póliza de daños que contrata anualmente Petróleos Mexicanos.

Esta iniciativa se pondrá en sobre la mesa de la próxima Convención de Aseguradores de México, que se celebrará en la Ciudad de México el 6 y 7 de mayo. En esta ocasión, el tema sobre la mesa es cómo los seguros pueden ayudar a reducir las brechas de protección y mejorar las condiciones de un retiro digno, pues los seguros de pensiones representan sólo 6% de las coberturas.