Una vez que ayer EIOPA hiciera público el conjunto definitivo de Directrices y Normas Técnicas de Ejecución (ITS, por sus siglas en inglés) que incluyen el esperado “paquete” de presentación de informes de Solvencia II, AMICE ha manifestado en un comunicado que “alienta a la Comisión Europea y a EIOPA a completar lo antes posible el proceso de incorporación y de cumplimiento y explicación” para que las entidades aseguradoras puedan contar cuanto antes con seguridad jurídica, lo que reduciría la amenaza real que existe para una buena y oportuna preparación del sector, señalan.

De esta forma, AMICE celebra la decisión de EIOPA de dispensar a las entidades aseguradoras de presentar la información sobre las calificaciones crediticias de su cartera de inversiones siempre y cuando la entidad haya externalizado la gestión de dichos activos. La propuesta inicial, que fue muy cuestionada por los miembros de AMICE, habría forzado a los aseguradores a pagar de 300.000 euros a 1.000.000 euros anuales a las agencias de calificación para poder presentar la información solicitada, a pesar de que los gestores de activos ya están pagando por dichas calificaciones crediticias, explica la mutua. “Es una cantidad exorbitante para cualquier aseguradora, pero lo es especialmente para las pymes”, puntualiza.

“También celebramos la propuesta de eliminar del paquete de Estabilidad Financiera la obligación de informar sobre el enfoque de transparencia (look-through, por sus siglas en inglés) aplicado a los fondos de inversión”, resalta la asociación. Principalmente porque esta medida “podría aliviar una de las partes más difíciles del reporting de estabilidad financiera: la cumplimentación de las plantillas de activos.

“Una semana adicional para los informes de Estabilidad financiera no es suficiente”

Por otro lado, el comunicado también reseña que desde AMICE se reconoce que EIOPA no puede armonizar sus plazos con los del “paquete” de información prudencial: “Consideramos que una semana adicional para los informes de Estabilidad financiera no es suficiente“. La obligación de enviar información consolidada en siete semanas va a ser muy complejo y puede afectar la calidad de la información remitida, alertan.

Para AMICE, una proporcionalidad real siempre ha sido una exigencia política fundamental y es por ello que “damos la bienvenida a la inclusión de elementos de proporcionalidad en el paquete de información definitivo, con la inclusión de la palabra “material” en las directrices cuando proceda, y la reducción del 50% en las plantillas de reporting mediante una nomenclatura simplificada”. Sin embargo, matiza el comunicado que las autoridades de supervisión no deberían limitar la solicitud de aproximaciones y simplificaciones, que están permitidas en los informes trimestrales, en la presentación de la información anual. “Autorizar el uso simplificaciones es vital en todos los ámbitos, especialmente en los primeros años de aplicación de Solvencia II”, concluye la organización.