Entre enero y septiembre el beneficio neto atribuido de ALLIANZ se situó en 5.765 millones de euros, un 7,2% más que un año antes, favorecido por un menor número de reclamaciones por catástrofes naturales y el aumento del volumen de primas, principalmente.

  • Asimismo, el beneficio operativo total se incrementó un 4,8%, hasta 8.742 millones de euros (el 79% de lo previsto para el conjunto del año), impulsado por el aumento en activos gestionados. Sin embargo, en Vida y Salud se registró un ligero descenso tanto en el tercer trimestre como en el resultado acumulado de los nueve meses, algo que la compañía atribuye al efecto de tipos de cambio menos favorables y una normalización del margen de inversión en Estados unidos. El resultado operativo acumulado de esta área ramo bajó un 4,6%, hasta 3.197 millones (-4,6%).

    Hay que anotar también el impacto negativo de la venta de su cartera de seguros de Vida tradicionales en Taiwán.

    Por su parte, el beneficio operativo del negocio de No Vida creció hasta 4.232 millones de euros (+13%). Además, el resultado operativo acumulado en Gestión de Activos mejoró y se situó en los 1.897 millones de euros (+8,8%), debido, según explica la aseguradora, al incremento de los activos gestionados y una pequeña mejora de los márgenes y de las comisiones.

    En cuanto a la facturación global, la mejora es de un 3,6% (97.800 millones de euros). Para el conjunto del año ALLIANZ mantiene el objetivo de lograr un beneficio operativo de entre 10.500 y 11.600 millones de euros.