Tras el anuncio de la Cámara de Aseguradoras de Venezuela (CAV) sobre el cambio en los periodos de vigencia de las coberturas de Autos, su presidenta ejecutiva, Alesia Rodríguez Pardo, ha confirmado en una entrevista concedida a ‘Producto’ que la decisión se debe a la inflación, que “estaba haciendo que los valores de los automóviles aumentaran a una velocidad importante” y la principal preocupación del organismo es proteger a los asegurados.

“Lo importante es que hay un incremento y que los valores asegurados que tienen nuestros clientes en sus pólizas se han quedado rezagados”, indica. Por ello, la propuesta incluye que “haya en lo posible una actualización periódica o que mantengan en lo posible actualizado el valor asegurado en relación con el valor real del activo, que es el automóvil”. “Los incrementos de prima principalmente han respondido a los impactos de inflación, no a tasa de aseguramiento”, detalla la titular de la CAV.

Facilitar el servicio al asegurado

“El tema de las renovaciones más frecuentes y de que las pólizas duren menos tiempo no es más trabajo. Es más trabajo operativo nuestro, pero estamos volcados en la tecnología y en facilitar el servicio con el objetivo de que no se vuelva un tema tan arduo para nuestros asegurados.  Estamos buscando formas de innovar”, reconoce Rodríguez Pardo.

Comenta, además, que junto a la inflación, está la dificultad para el acceso a repuestos. “Se combinan muchos factores y no son ajenos a lo que puede estar pasando en otros sectores”, remarca. Anticipa, en todo caso, que la aplicación de los nuevos esquemas de las pólizas “va a ser gradual, porque siempre vamos a mantenernos en nuestro marco regulatorio y de procesos”. “Habrá compañías que planteen algo con mayor anterioridad, otros se van a tomar un poco más de tiempo”, detalla.

Salud y necesidad de divisas

Por otro lado, la titular de la CAV recuerda que hay otras áreas de la actividad aseguradora “en las que hemos hecho diversos llamados a adecuaciones y procuramos innovaciones”, como es el caso de Salud, también marcada por “una inflación que impacta los costos”, junto con de la “poca disponibilidad de insumos e incremento de los honorarios médicos”.

Finalmente, sobre las necesidades de divisas, indica que quizá para este sector “no son tantas, pero el impacto de no tenerlas es enorme”. “Por varios años no hemos tenido un acceso fluido a divisas y la deuda oscila alrededor de 570 millones de dólares”, concluye.