AIG ha hecho públicos sus resultados del primer trimestre del año, en los que ha conseguido un beneficio neto atribuible de 2.500 millones de dólares (2.230 millones de euros), cifra un 56% superior a la conseguida en el primer trimestre de 2014. En este resultado están contabilizadas unas plusvalías netas realizadas de 874 millones (780 millones de euros), incluido un total de 565 millones (504 millones de euros) asociados a la venta de dos grandes participaciones.
El resultado de explotación se situó en 1.700 millones (1.515 millones de euros), la misma cifra que en marzo de 2014. Este beneficio refleja una mejora de los resultados técnicos en el área de seguros para empresas, unos retornos de inversión alternativos más bajos en comparación con el fuerte nivel de hace un año, así como el efecto continuado del entorno de bajos tipos de interés en los ingresos netos por inversiones, según puntualiza el grupo estadounidense.

“Nuestros resultados del primer trimestre muestran los avances en nuestros objetivos financieros, y nuestro compromiso para equilibrar la gestión”, puntualiza Peter D. Hancock, CEO de AIG. “Normalizado, el ROE excluyendo reservas fue del 7,8% y aumentó aproximadamente 40 puntos básicos. El valor contable por acción, excluyendo reservas, aumentó un 14% respecto al primer trimestre del año anterior. Continuamos gestionando proactivamente nuestros recursos de capital. Hemos optimizado aún más nuestro perfil de financiación mediante la sustitución de deuda antigua de alto coste con nuevas emisiones con rendimientos más bajos. Estas acciones reflejan nuestro perfil de riesgo”.