AIG anunció ayer una serie de medidas estratégicas, cambios en la organización y mejoras operativas con el objetivo de crear una estructura “más ágil, más rentable y enfocada en el negocio asegurador”.  En esta línea, el Consejo de Administración del grupo se ha comprometido a reembolsar hasta 25.000 millones de dólares (23.075 millones de euros) a sus accionistas durante los próximos dos años, mediante recompras dividendos, que se sumarían a los 12.000 millones de dólares (11.073 millones de euros) reembolsados en el año 2015.
Según explica la compañía en su comunicado, entre las medidas contempladas en este plan se realizará una oferta pública de venta de acciones (OPV) a mediados de año del 19,9% de las acciones de UNITED GUARANTY CORPORATION (UGC), su negocio de seguros hipotecarios, como un “primer paso” para la futura escisión total de este negocio. Además, llevará a cabo una “racionalización” del negocio a través de desinversiones y salidas, incluyendo la venta de AIG Advisor Group a Lightyear Capital LLC, compañía neoyorquina basada en servicios financieros, y al fondo canadiense de pensiones PSP Investments. Cambios organizativos analista, gráfico, ordenadorEl grupo procederá, por otro lado, a reorganizar su modelo operativo en unidades de negocio independientes para mejorar así la transparencia y rendición de cuentas y tener un mejor desempeño operativo y flexibilidad. En principio, esta nueva estructura estará compuesta por nueve unidades de negocio “modulares” dentro de los segmentos comerciales y de consumo. Además, se creará una nueva cartera compuesta por activos no estratégicos y empresas de las que propone salir. Esta cartera se gestionará para monetizar los activos de manera oportuna con el fin de devolver capital a los accionistas. Recudir costes y siniestralidad Finalmente, AIG propone reducir en 1.600 millones de dólares (1.478 millones de euros) sus gastos en dos años y quiere mejorar su ratio de siniestralidad para el negocio de empresas de No Vida en seis puntos para el año 2017. Estima tener un ROE de aproximadamente el 9% en 2017, y más del 10% en su cartera operativa. El presidente y consejero delegado de AIG, Peter Hancock, ha indicado que mediante estas medidas, la compañía “ha dado otro importante paso para simplificar su organización para ser una aseguradora austera y más rentable, mientras continúa retornando capital a sus accionistas”.