La Federación Interamericana de Empresas de Seguros, FIDES, tiene raíces en la Primera Conferencia Hemisférica de Seguros convocada por invitación de los Estados Unidos, realizada en Nueva York, en el año de 1946,  que se hizo a los representantes de las compañías de seguros de Norte y Sudamérica.

Estas Conferencias se vienen llevando a cabo cada dos años desde entonces y han servido de foro de análisis sobre la problemática de los seguros y su función económica y social en nuestra región. La formalización institucional de las Conferencias Hemisféricas y la creación de unos primeros Estatutos se dio en la denominada Carta de Colombia en 1967, cuándo se adoptaron los diez principios básicos de los seguros que servirían como guía de acción de las organizaciones de seguros privados en cada uno de los países.

Posteriormente, en 1973 por iniciativa de la delegación Mexicana se propuso y aprobó cambiar la denominación de las Conferencias Hemisféricas al de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros FIDES. En el texto de la Proposición de la Delegación Mexicana a la XIV Asamblea Plenaria de la Conferencia Hemisférica de Seguros sobre Cambio de Denominación de la Misma se hace un recuento detallado del ideario y los desarrollos institucionales de las Conferencias, pero se enfatizaba que la denominación “Conferencia Hemisférica de Seguros” no reflejaba la noción de permanencia, ni de una institución con vida propia, sino más bien de unas reuniones de tipo académico.

Otro de los cambios fundamentales, aprobado en 1981 durante la XVIII Conferencia, fue la modificación de los Estatutos de FIDES para dar cabida  a un nuevo tipo de miembros; a saber, los Miembros Activos Extra-continentales, con base en los cuáles se aprobó la incorporación de UNESPA, organización representativa de los aseguradores privados de España. Esta modificación extendió la territorialidad de FIDES, pues efectivamente pasó de ser una organización gremial estrictamente americana a convertirse en Ibero-Americana.