A.M. Best ha revisado desde ‘estable’ a ‘negativa’ su perspectiva para el sector del reaseguro, citando las presiones sobre la rentabilidad que podría afectar a las clasificaciones de las reaseguradoras. “Continúa la compresión de los rendimientos de inversiones y los márgenes de suscripción, lo que, en última instancia, supone un lastre para la fortaleza financiera”, afirma la agencia en su informe, publicado el martes 19 de agosto.
La agencia señala que su opinión negativa para el sector está enfocada más a un largo plazo que a los próximos 12 a 18 meses, y no espera que a muy corto plazo se den un número “significativo” de cambios a negativo de las perspectivas concretas de las reaseguradoras o de las rebajas de sus notas.

El informe también expresa la preocupación de la agencia de que “la disciplina de suscripción, que hasta hace poco había sido un sello distintivo para el sector de reaseguros, está empezando a disminuir a medida que las compañías buscan proteger su cuota de mercado a expensas de la rentabilidad”.

Desde su punto de vista, lograr retornos de incluso dos dígitos bajos será difícil y requerirá “condiciones óptimas”, incluyendo pequeñas pérdidas por catástrofes, desarrollo favorable de las reservas y mercados financieros estables”, matiza la agencia.

Por último, el informe concluye afirmando que: “Las empresas con carteras de negocio diversas, capacidades avanzadas de distribución y amplio alcance geográfico están en mejor posición para soportar las presiones en este tipo de entorno operativo, y tienen mayor capacidad ante las oportunidades rentables que puedan surgir”.