Las aseguradoras europeas se están beneficiando de un entorno económico más estable, aunque siguen ajustando su oferta de productos y la adaptación de compra de reaseguro en respuesta a un entorno de bajos rendimientos, aumentado su enfoque hacia una gestión integral de riesgos en toda la organización, según explica A.M. Best en un nuevo informe.
La agencia señala que, en el último año, “las compañías han tomado medidas significativas para mejorar sus posiciones de capital, incluyendo un menor riesgo de sus carteras de inversión, cambios en los productos y un perfeccionamiento de sus estrategias de alineación de activos y pasivos”. Pese a que el sentimiento de la zona euro ha mejorado y la calma parece haber surgido en 2013 en comparación con el año anterior, la agencia advierte: “los países de la zona euro seguirán enfrentándose a muchos retos en los próximos meses, y muchos seguirán luchando con altas tasas de desempleo y un crecimiento económico estancado”.

El informe también señala que muchos de los grandes grupos aseguradores europeos están revisando sus compras globales de reaseguro. Stefan Holzberger, director general de análisis de la firma, “las aseguradoras europeas buscan una compra más centralizada de reaseguro ya que se centran cada vez más en una política de gestión integral del riesgo (ERM) y en un intento de proteger sus balances. La ERM alienta a las organizaciones complejas a desarrollar un apetito por el riesgo a nivel de grupo y gestionarlo de manera integral a través de una protección de reaseguro específica, en lugar de manera individual por tipo de negocio”, explica.

Para Yvette Essen, director de Investigación de la agencia, apunta que “a pesar de que la situación económica ha mejorado para las aseguradoras europeas, esperamos un período de incertidumbre que continuará hasta que los responsables políticos de la Unión Europea encuentren una solución a largo plazo a los desafíos que la zona euro”.