El reciente ataque de ransomware de WannaCry pone de relieve la necesidad de que tanto empresas tecnológicas como usuarios finales sean proactivos y tomen medidas para mitigar las pérdidas potenciales ante este tipo de sucesos.