Un total de 38 compañías se han presentado al proceso de licitación de la Administración de Seguros de Salud (ASES) para adjudicarse el Plan de Salud del Gobierno que suplirá las necesidades médicas de 1,4 millones de puertorriqueños indigentes y que integrará los servicios de salud física y mental. Las propuestas serán adjudicadas el 31 de abril y el 1 de julio entran en vigor los contratos.
El grupo de solicitantes, en el que figuran desde pequeños grupos médicos hasta grandes aseguradoras del país, compite por 2.300 millones de dólares que conforma el presupuesto del plan de ‘Mi Salud’, cifra de la que 1.100 millones provienen de fondos federales; 900 millones del gobierno central y 300 millones de fondos propios de ASES.

El director ejecutivo de ASES, Ricardo Rivera Cardona, dijo sin embargo, que la reforma va dividida en regiones y, por tanto, “no va a haber propuestas globales. Esto para darle participación a compañías que puedan ser buenas en una región específica”, anunció. En este sentido, avanzó que si uno de los competidores “quiere a Puerto Rico entero, tiene que licitar individualmente en cada región y tiene que ser el mejor postor”.

Explicó que la Isla está dividida en ocho regiones (oeste, suroeste, norte-metro, norte, San Juan, este, noreste y sureste) y que unas 60 compañías respondieron a la convocatoria, pero 22 quedaron fuera del proceso por no cumplir los requisitos y normas. Además, señaló que los solicitantes tienen hasta el 28 de febrero para remitir sus preguntas por escrito; el 7 de marzo, como fecha límite para el envío de respuestas a las preguntas; y el 21 de marzo se cierra el periodo de radicación de propuestas.

Asimismo, puntualizó hay que asegurarse de la solidez financiera y “que no haya excusas para pagar a los proveedores para darles el servicio a los pacientes”, por lo que cada solicitante debe incluir detalles financieros y cuando haga la representación de las primas tienen que someter un desglose a nivel administrativo y de utilización de los servicios. “Si van a subcontratar tienen que decir con quién y qué van a subcontratar”, precisó, en información publicada por ‘El Nuevo Día’. Por ello, reiteró que se cerciorarán de que los licitadores cuenten con una red de proveedores que pueda iniciar la prestación de sus servicios el mismo día en que se adjudique la propuesta, aunque habrá un periodo de transición hasta el 30 de junio.