La suma de las pérdidas aseguradas este año por catástrofes naturales así como las causadas por el ser humano se estiman entorno a los 44.000 millones de dólares, una cifra menor frente a los 81.000 millones que se registró en 2012. En concreto, las pérdidas aseguradas por catástrofes naturales alcanzarán al menos los 38.000 millones de dólares, frente a los 75.000 millones de dólares de un año antes, mientras que los desastres derivados de las acciones emprendidas por el hombre generan los restantes 6.000 millones de dólares de los siniestros asegurados este año, una cifra que refleja pocos cambios desde 2012.
Estas cifras se incluyen en las estimaciones preliminares  del estudio Sigma que elabora SWISS RE con el título ‘Las catástrofes naturales y causadas por el hombre en 2013’. En concreto, se pone de manifiesto que las pérdidas económicas totales por eventos catastróficos este año alcanzaron los 130.000 millones de dólares, frente a los 196.000 millones en 2012. La pérdida más negativa se muestra en cuanto al total de pérdidas de vida que subió a alrededor de 25.000 de los 14.000 registrados el año pasado.

El pasado mes de noviembre, el tifón ‘Haiyan’ que azotó Filipinas, registrando algunos de los vientos más fuertes que jamás se han vivido, así como numerosas lluvias y tormentas, se cobró la vida de más de 7.000 personas, registrando la cifra más alta de muertes en un solo evento en 2013. A pesar de la devastación causada, apunta el informe, se espera que las pérdidas aseguradas serán modestas dada que la penetración de los seguros en el país es muy baja.

LAS INUNDACIONES, LA CATÁSTROFE QUE MÁS HA COSTADO AL SEGURO

Las inundaciones que han afectado a numerosas zonas de Europa Central y Oriental el pasado junio de 2013 ha supuesto un total de pérdidas de 18.000 millones, siendo la estimación de las pérdidas aseguradas de unos 4.000 millones de dólares. Según explica el informe, las pérdidas aseguradas fueron más altas que las inundaciones de 2002, que en la misma región costó a la industria más de 2.000 millones. También en junio, habría que sumar las inundaciones sufridas por la lluvia en Alberta, Canadá, causando pérdidas aseguradas por casi 2.000 millones, la más alta jamás registrada en el país.

Las inundaciones del mes de junio ocupa el segundo lugar como el evento más más caro dentro de los desastres naturales por inundación registrado dentro de los estudios de Sigma. Pero eso sí, explican, está situado en un distante segundo puesto de la inundación de Tailandia en 2011, que supuso siniestros asegurados por más de 16.000 millones de dólares, apunta SWISS RE.

También se registraron fuertes lluvias e inundaciones en Australia, India, China, Indonesia, Sudáfrica y Argentina durante este año. Asimismo, se suman una serie de eventos climáticos severos en Europa, que ocupan un lugar destacado dentro de las pérdidas. Además de las inundaciones, Europa sufrió una serie de fenómenos meteorológicos severos, incluyendo el granizo y las tormentas de viento. El granizo hizo que Alemania y Francia sufrieran varios daños durante el mes de julio, lo que generó unas pérdidas aseguradas de 3 millones.

Por su parte, el huracán ‘Christian’ en Europa central y del norte se estima que ha causado más de mil millones de dólares en reclamaciones aseguradas. Asimismo, el huracán más reciente, ‘Xaver’, en la misma región ha provocado pérdidas aseguradas adicionales de alrededor de 1.000 millones de dólares.

Kurt Karl, economista jefe de SWISS RE, reveló que “en muchas partes del mundo la penetración del seguro sigue siendo baja. Junto con las medidas preventivas, el seguro puede reducir el impacto destructivo, así como la carga financiera que las grandes catástrofes pueden tener en la vida de las personas. También puede ayudar a acelerar los esfuerzos de reconstrucción, como hemos visto en las zonas donde la penetración del seguro es mayor”.